sábado, 27 de septiembre de 2014

Margot Wölk, la catadora de comida de Hitler

Hindenburg y Hitler-autor desconocido- Vía Wikimedia Commons
Siempre he visto al poder como una droga. Quienes la sufren con intensidad tienden a perder el contacto con la realidad al no haber nadie que los limite. Las purgas de Stalin o el holocausto de Hitler son ejemplos claros de hasta qué punto es dañino dar poderes ilimitados a un solo individuo. Aquellos que sufrieron los abusos y vivieron para contarlo se han ido convirtiendo en testigos clave de esa megalomanía, y quién mejor para explicarla que alguien que vivió en sus propias carnes tal barbarie. Estoy hablando, efectivamente, de Margot Wölk, la catadora de comida de Hitler.

El miedo que tenía Hitler por morir envenenado o saltar por los aires no era infundado. Cuando intentó dar el primer golpe de estado en 1923 un proyectil de la policía casi lo consigue, pero tal vano intento no es comparable al que padeció en 1944, año en que el Coronel Claus von Stauffenberg colocó una poderosa bomba a apenas un par de metros del führer. Todos estos intentos frustrados (que llegaron a ser 42), sumados a la propia paranoia que posee todo dictador, fueron razones suficientes para obligar a 15 jóvenes a probar la comida antes de servirla.

Margot Wölk no era nazi ni buscaba convertirse en catadora de comida. En 1941, cuando su marido estaba en la guerra, tuvo que irse de Berlín a causa de los bombardeos. Su lugar de destino era Partsch, una ciudad situada a 400 metros de Berlín donde pretendía pasar un tiempo junto a su suegra. El alcalde de Partsch, un nazi redomado, la obligó entonces a trabajar como catadora de comida en el cuartel de la guarida del lobo.

La comida que la obligaban a ingerir era siempre vegetariana. Los rumores de que los ingleses intentaban envenenarle forzó a Hitler a tomar innumerables precauciones para evitar un posible desastre, así que únicamente tomaba arroz, pimientos, coliflor, fideos y poco más. El curioso vegetarianismo de Hitler ha llamado la atención a muchos, máxime si se tiene en cuenta que fue el responsable de la muerte de millones de personas. Esta aparentemente contradicción, no exenta de cierta lógica, se debe a que era un ferviente seguidor de las teorías antisemitas de Richard Wagner, que conectaba el futuro de Alemania con el vegetarianismo. 

A lo largo de los tres años que estuvo "trabajando" nunca vio al líder de la Alemania nazi. Recuerda que tenían que terminar la comida y esperar toda una hora con un miedo atroz a ponerse enfermas. Si uno lo piensa con detenimiento resulta admirable cómo esas 15 jóvenes lograron mantener la cordura intacta durante tanto tiempo. Estamos hablando de más de mil días ingiriendo comida posiblemente envenenada, mil días de constante pavor ante el terrible hecho de que podían morir al minuto siguiente. Margot estuvo sufriendo esa situación hasta que un oficial de las SS le facilitó la huida a finales de 1944. El avance del ejército rojo la salvó.

En la actualidad, Margot cuenta con 96 años y sigue viviendo en la misma casa en que nació en 1917.

martes, 23 de septiembre de 2014

Luis XVI, el último rey de Francia


Cuando hablamos de Luis XVI es casi imposible no compararlo con Nicolás II, el último zar de la antigua Rusia. A ambos monarcas les tocó reinar en tiempos convulsos y tanto uno como el otro dijeron sin remilgos que se sentían incapacitados para llevar las riendas del país. No me cabe ninguna duda de que habrían preferido portar el título de príncipe o de zarévich durante toda su vida, pero cuando les llegó el momento de heredar el trono una pregunta les tuvo martillear con  machacona insistencia: ¿Y ahora qué?

Luis XVI se casó con María Antonieta de Austria cuando apenas alcanzaba los 15 años. Era por entonces un chico tímido y regordete totalmente carente de las características que debe poseer un buen soberano. Le resultaba muy difícil tomar decisiones y siempre se le podía hacer cambiar de opinión en el último momento, algo que denota una falta de seguridad y de carácter no muy adecuados para portar la corona. Su amante, la madame du Barry, le describía como un chico gordo y maleducado, alguien que no destacaba en nada y cuyo mayor logro fue ser el nieto del rey Luis XV. Básicamente, podríamos decir que era poca cosa.

En esto se gastaba María Antonieta
 el dinero público - peinado del
barco que derrotó a los ingleses
 cuando Francia apoyó
a las 13 colonias-.

El esperado matrimonio, que formaba por primera vez en la historia una alianza de Francia con Austria, terminó sumergido en numerosas polémicas. Por un lado, tenemos a un rey que prefería hacer de cerrajero y forjador de llaves a atender otra de sus tantas obligaciones: proporcionar a la corona un heredero. Debido a esto, María Antonieta comenzó a ser la comidilla de la corte y las murmuraciones no tardaron en aparecer. Tales rumores, mezclados con el hecho de que gastaba enormes cantidades de dinero público en caprichos, dejó a luis XVI en una situación bastante precaria ante la clase noble y su ciudadanía.

Cuando el rey Luis XV falleció a causa de la viruela, él mismo dijo que no sabía qué hacer y que se sentía como si le hubiera caído el mundo encima. Así, con un reino en crisis, Luis XVI era el peor hombre para estar al mando. El rey de 20 años, acongojado y superado por las circunstancias, rezó: <<Protege, señor, a aquellos que reinan demasiado jóvenes>>. Mientras, a 19 kilómetros, en París, los ciudadanos empezaron a preguntarse porqué la clase noble y el clero contaban con tantos privilegios y no pagaban casi impuestos. Surgió así, sin preverlo, la era de las ideas y la ilustración. Una era que terminaría en tragedia para la familia real.                                                                     
La pasión por esta literatura se dio en un principio entre las clases altas. Grandes aristócratas comenzaron a reunirse discutiendo sobre las nuevas ideas que iban bañando poco a poco todo el país. Unos se posicionaban más a favor que otros, pero la cosa fue poniéndose peligrosa cuando hasta los estratos más bajos de la sociedad se hicieron eco de esos valores. Fue entonces cuando el estilo de vida del rey, la corte y la nobleza se tambaleó de un modo que jamás se había visto hasta la fecha. Luis XVI, a pesar de darse cuenta del ambiente enrarecido, no hizo grandes esfuerzos por tranquilizar a la población

Lejos de intentar paliar la crisis, Luis XVI se dedicó a gastarse más de dos mil millones de libras enviando a sus tropas a América para ayudarlos en su proceso de independencia. Tal inversión marcó el inicio de un colapso económico en Francia porque se vio obligado a endeudarse hasta límites insospechados. Si a esta difícil situación le sumamos las ansias que tenía su esposa por vaciar las arcas del estado es fácil ver que los revolucionarios lo tuvieron bastante fácil. El rey les hizo todo el trabajo.

Cuando la situación en el campo se vio afectada por la crisis, la opinión de la gente sobre la monarquía empeoró. La enorme inflación, que aumentó el precio de la harina, y las constantes malas cosechas produjeron un efecto dominó en la economía francesa. Los ciudadanos, arruinados, empobrecidos y sin poder comprar una sola hogaza de pan (porque valía el salario de todo un mes), ponían sus ojos en dirección al palacio de Versalles con creciente rencor. Su pregunta era obvia: ¿De qué les servía tener a un rey que no era capaz de dar de comer a su pueblo?

Maximilien Robespierre, un abogado que se hizo famoso por sus ideas contrarias a la monarquía, comenzó a exigir junto a sus compañeros que el clero y la nobleza pagasen sus impuestos. Ante tales exigencias, Luis XVI les cerró las puertas un 20 de junio quitándoles la voz y el voto. ¿Consecuencia? Los diputados se reunieron en "la sala de la pelota" e inauguraron una nueva asamblea nacional. Su objetivo era claro: conseguir una nueva constitución en la que el rey no tenía cabida.


A partir de aquí la revolución se volvió casi imparable. Podrían haber salido muchas cosas al revés de como ocurrieron, pero con un rey indeciso que daba palos de ciego y una ciudadanía enardecida que buscaba literalmente aniquilarlo la suerte ya estaba echada. Cuando ordenó a 30.000 soldados tomar posiciones en las afueras de París, los revolucionarios asaltaron las armerías haciéndose con casi 30.000 mosquetes. Ya solo les quedaba la pólvora, y sabían muy bien donde conseguirla: en "la Bastilla", un enorme castillo de piedra que hacía las veces de prisión. Lo destruyeron hasta sus cimientos, mataron a todos los guardias y clavaron sus cabezas en lanzas.

La sonada victoria del pueblo en "la Bastilla" dio a los diputados el empuje necesario para escribir una nueva constitución denominada "la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano". Luis XVI se vio obligado a compartir su poder con el pueblo y pudo apreciar cómo su capacidad de decisión iba disminuyendo gradualmente. Por ello, intentó solucionar el problema con un plan que terminaría siendo su tumba: huir del país y buscar ayuda militar extranjera.

Lejos de viajar en bajo perfil para pasar desapercibido, el hasta ahora rey francés se dio a la fuga con toda la pompa de la que fue capaz. Eligió uno de sus lujosos carruajes, dos carros más que portaran sus pertenencias y varios escoltas "por si las moscas". A estas alturas todos sabemos que Luis XVI no era la inteligencia personificada, pero mira que hay que ser corto para llegar a hacer algo así. Como era de esperar, los pillaron a pocos kilómetros de la frontera con los Países Bajos austríacos y los llevaron presos de vuelta a París.

Robespierre no desaprovechó la oportunidad que le brindó el ex-rey. Según él, mantenerlo vivo resultaba un peligro para la recién nacida república (tras su fuga le derogaron el título), así que la solución era simple: debía morir. Tal oscuro pensamiento, no compartido por los girondinos, se reflejó mayoritariamente en la votación celebrada en la asamblea. De este modo, el 21 de enero de 1793, el último rey de Francia murió guillotinado ante una muchedumbre triunfante. 

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Jack el destripador, ¿identidad descubierta?


Sobre Jack el destripador se han escrito multitud de libros, filmado una buena tira de películas y representado no menos obras de teatro. Cada uno de esos escritores o directores creen saber cuál es su verdadera identidad e intentan encumbrarse gritando a pleno pulmón que han hecho el descubrimiento del siglo. Para ello no falta nunca el típico título en plan: <<¡Identidad de Jack el destripador al descubierto!>> o algo por el estilo. La realidad, sin embargo, es que todo son hipótesis y no hay ninguna prueba que resulte realmente concluyente. Al menos, eso era hasta hace unos días.
La carta "desde el infierno"

Un escritor llamado Russel Edwards dice haber descubrierto la identidad del asesino, aunque con una diferencia: ha aportado pruebas de ADN mitocondrial. Edwards, que empezó a interesarse por el tema después de ver la película From Hell, logró adquirir el chal ensangrentado que se encontró junto a los restos de Catherine Eddowes (al menos eso decía la familia que lo vendió). La suma de dinero que tuvo que desembolsar es un misterio, pero lo que pretendía era comprobar si la prenda realmente formó parte de la escena del crimen o si se trataba de un fraude. 

El chal tenía manchas de sangre por doquier, así que no costó demasiado comparar ese material genético con una de las descendientes de la víctima. El resultado terminó siendo positivo, detalle que sorprendió a muchos, pero tal asombro iría a mayores cuando hallaron restos de semen en el tejido. Según explica el periódico Daili Mail, el científico localizó a varios descendientes de los sospechosos para hacerles la prueba del ADN y....¡Eureka! Una pariente británica de la hermana de Aaron Kosminski (sospechoso potencial) compartía el 99,99% del ADN con el supuesto asesino. Tras un segundo análisis, ese porcentaje aumentó al 100%.

El señor Russel, orgulloso y satisfecho de que todo saliera a pedir de boca, ha dicho al respecto que "a partir de ahora solo los incrédulos que quieren perpetuar el mito dudarán". No obstante, su "descubrimiento" ha sido recibido con más escepticismo que aceptación dentro de la comunidad científica, sobre todo si tenemos en cuenta que lo publicó directamente en el periódico sin antes someter su obra a la evaluación de sus pares (para demostrar la calidad y veracidad del trabajo en sí). Los científicos también apuntan que ese chal ha pasado por miles de conferencias sobre Jack el destripador y que ha sido manipulado por miles de personas. Si a eso le sumamos los riesgos de contaminación cruzada y que los restos de semen pueden pertenecer simplemente a uno de sus clientes comprobamos, no sin cierta lógica, que por mucha prueba de ADN que se haya hecho la identidad del asesino no está tan clara. 

martes, 16 de septiembre de 2014

¿Terminará celebrándose el referéndum catalán el 9-N?

Artículo 155 de la constitución:
  1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.
  2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.
El presente artículo es el que amenaza con imponer el gobierno si el proceso soberanista de Cataluña sigue adelante. El ministro de asuntos exteriores, José Manuel García-Margallo, ha admitido la posibilidad de que en caso necesario llegarían al último extremo, que es suspender la autonomía catalana. Mientras, ERC sigue con su particular y estéril cruzada de saltarse la legalidad cueste lo que cueste. Hasta se han comparado con Luther King, cosa que ya roza el culmen del ridículo.

A estas alturas creo que está claro que la consulta del 9 de noviembre no va a celebrarse, pero no porque lo diga el gobierno, sino porque el propio Artur Mas, cuya herramienta política ha sido siempre la de separarse de España, ya ha dejado caer en más de una ocasión que habrá elecciones anticipadas en caso de no celebrarse la consulta. Y ojo, que estoy hablando de un referéndum de verdad, no de poner urnas de cartón por las calles y hacer como que votan a modo de protesta.  En cualquier caso, creo que los medios de comunicación han exagerado demasiado el asunto, sobre todo porque dudo mucho que se llegue al extremo de suspenderles la autonomía.

¿Qué pasará?

Si me preguntaran, diría que absolutamente nada. Artur Más acabará anunciando elecciones anticipadas y ERC conseguirá más votantes, que es al fin y al cabo lo que buscaba con todo este embrollo. Mientras tanto, CIU seguirá hundiéndose en la miseria por el caso Pujol. 

La incertidumbre está, quizá, en qué pasará si en las próximas elecciones autonómicas gana ERC. ¿Volverán a dar la vara con la independencia? Es previsible que así sea.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Luisa Isabel de Orleans: La reina loca

Quien diga que la historia de España es aburrida sería conveniente que leyera sobre las diferentes personalidades reales que ha ido sufriendo el país desde hace siglos. El famoso dicho de "la maldición de los Borbón", fundamentado en las numerosas muertes tempranas, curiosas conductas y el voraz apetito sexual que ha marcado indeleblemente al famoso apellido, no es más que la constatación de una verdad histórica: en España ha habido más reyes locos que cuerdos.  

Luisa Isabel de Orleans, reina consorte y sobrina nieta del rey Luis XIV de Francia, se llevaría la medalla de oro si hiciéramos un ránking de monarcas excéntricos. Nacida en Versalles el 9 de noviembre de 1709, se casó a los 11 años con un jovencísimo Luis I de 17 años. Desde buen comienzo la cosa ya pintó mal por la corta edad, ya que no me cabe en la cabeza qué decisiones de estado van a tomar dos críos que sabrían de reinar lo que yo de jugar a hockey. Pero bueno, obviemos este detalle y vayamos al grano: su comportamiento.

Desde su llegada a la Corte española, Luisa Isabel ya empezó a ser protagonista de numerosos incidentes. Unas veces le daba por pasearse desnuda en las estancias del palacio y otras por eructar desvergonzadamente al recibir a diversos embajadores. Cuando todo eso no le parecía suficiente se ponía a correr como una gacela sin razón alguna, dejar de bañarse indefinidamente o llevar la misma ropa por varios meses con el consecuente mal olor. También era aficionada a enseñar al personal las partes pudientes sin venir a cuento y a quitarse la ropa para ponerse a limpiar los cristales del salón. Vamos, todo un personaje. 

Su marido, el rey Luis I, llegó a escribir a su padre diciéndole que al final no le quedaría más remedio que encerrarla a causa de su "desarreglo" (así lo dijo él en la carta). La situación en palacio era tensa, pero todo terminó cuando, en el año 1724, Luis I enfermó de viruela y falleció a los pocos días. Después de esto, la ex reina Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V, volvió a ser rehabilitada en el cargo y le faltó el aire para mandarla de vuelta a Francia, lugar donde murió el 16 de junio de 1742.

Y para otro post...

Los desórdenes mentales del rey Felipe V, padre de Luis I, dan a su vez para otro post. Era una persona tímida que recaía con asiduidad en profundas depresiones. Isabel de Farnesio hizo muy bien el papel de esposa y llevó las riendas del país una buena parte de su reinado ante la frecuente indisposición y accesos de locura de su marido. Podría decirse que hizo los papeles de rey y reina al mismo tiempo, detalle que revela no solo una mente perspicaz, sino un talento innato para la política. 

sábado, 13 de septiembre de 2014

La paradoja de ampararse en una Constitución que se incumple

Estos últimos días, con toda la vorágine de la diada catalana y la supuesta consulta por la independencia del 9 de noviembre, se han dicho a bombo y platillo muchas barbaridades y medias verdades con una normalidad y regusto que me dejan perplejo. En lugar de extenderme apuntando cada sandez que se ha proferido respecto a los temas candentes de actualidad me voy a ir a la frase que más me enerva escuchar: <<vamos a cumplir la Constitución>>.

Lo que acabáis de leer es, como ya sabréis, la excusa que se saca de la manga el gobierno cada vez que se les pregunta sobre el 9 de noviembre. Y oye, quedaría de lujo si realmente hicieran cumplir la constitución a rajatabla todos los días. El argumento sería entonces perfectamente válido y no cabrían reproches, pero el problema está en que muchos de los artículos que incluye la constitución del 78 no solo están de adorno, sino que se hace exactamente lo contrario. A continuación, os dejo una serie de artículos que no se están cumpliendo:

- Artículo 6 (Partidos políticos): "Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos."

Una de las mayores demandas de los ciudadanos es precisamente que los partidos les permitan participar en la toma de decisiones. Muchos partidos blindan sus procesos internos y excluyen por completo al pueblo, cosa harto contradictoria con lo que estipula la Constitución. Ahora, varios partidos como el PSOE están comenzando a abrirse como consecuencia de la enorme fuga de votos que sufrieron en las pasadas elecciones europeas. 

-Artículo 27.5 (Derecho a la educación): "Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación, mediante programación general de la enseñanza, con participación efectiva de todos los sectores afectados y la creación de centros docentes".

La mofa del año. En fin, desde que se inició la crisis en el 2008 muchos universitarios han tenido que abandonar la universidad debido a la subida de Tasas, que implicaba eternizar sus carreras de un modo inconcebible. También se sabe que cerca de 30.000 alumnos se encuentran al borde de la expulsión por impago y que muchos colegios públicos no pueden impartir una educación de calidad debido a los recortes. 

-Artículo 7 (sindicatos y asociaciones empresariales): "Los sindicatos de trabajadores y asociaciones empresariales contribuyen a la defensa y promoción de los intereses económicos y sociales que le son propios."

Los escándalos de corrupción del sindicato UGT, en los que no voy a entrar, son bien conocidos por todos. Se supone que están para defender a los trabajadores, pero a la hora de la verdad...


-Artículo 31 (Sistema tributario): "Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio".

En serio...¿hay algo que pueda añadir respecto a este tema que no sepáis ya?

-Artículo 18.3 (Derecho a la intimidad): "Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial".

Los cojones. Del 10 de diciembre de 2012 al 8 de enero de 2013 la NSA de Estados Unidos espió más de 60 millones de llamadas en España. Supuestamente, el CNI habría facilitado las escuchas.

-Artículo 35 (El trabajo, el derecho y el deber): "Todos los españoles tienen el derecho al trabajo y el deber de trabajar, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda haber discriminación por razones de sexo."

El desempleo ya roza los 6 millones de parados según la EPA y, según la INE, el 21,6% de los españoles viven por debajo del umbral de la pobreza. España es, al mismo tiempo, el segundo país europeo con menor capacidad para atajar la pobreza.

Y así un largo etcétera. Está muy bien que nuestros políticos se amparen en la Constitución para defender la unidad del país, pero resulta un poco paradójico que defiendan religiosamente el artículo 2, donde se hace referencia a “la indisoluble unidad de la Nación española", y no defiendan con el mismo ahínco las anteriormente nombradas.

¿Qué opináis?

martes, 9 de septiembre de 2014

Desmontando la conspiración de los Chemtrails

Ejemplo de "Chemtrails" (foto de la IIGM)
Hay veces que no me explico cómo es posible que ciertas teorías conspiranoicas hayan logrado tener tanto renombre. Cuestiones tales como el Caso Roswell o las mutilaciones de ganado son fácilmente explicables si se sabe dónde mirar. Los extraterrestres, aunque a algunos les cueste creerlo, tendrán seguramente ocupaciones más importantes que estar dándonos por saco día sí y día también. Cuando a veces navego por la red y me encuentro con barbaridades tales como "la teoría de la tierra hueca" me da la sensación de que estamos cayendo en el mismo error que los antiguos babilonios con su teoría geocéntrica  del universo. Señores, a ver si nos damos cuenta de una vez.... NO SOMOS TAN IMPORTANTES.

Los creyentes en los "chemtrails" establecen que esas aparentes estelas de avión no son tales, sino que en realidad están compuestas por peligrosos productos químicos que afectan al ser humano. Las razones para tal afirmación van desde conspiraciones extraterrestre hasta planes secretos por parte de los gobiernos para detener la sobrepoblación, cambiar el clima, propagar enfermedades o alterar el ADN. Todo esto estaría muy bien si aportaran pruebas de algún tipo, pero en lugar de ello se escudan con la machacada frase de "hay que ser abiertos de mente". Una falacia argumental a la que muchos ya estamos acostumbrados. 

Es frecuente que esas "mortíferas estelas" se confundan con cirros, unas nubes compuestas por cristales de hielo que forman bandas delgadas. Y si a esto le sumamos el efecto óptico meteorológico que a veces producen (la llamada irisación) obtenemos el ingrediente perfecto con el que se culmina la conspiración de conspiraciones. Una conspiración que utiliza elementos naturales vendiéndolos como artificiales a modo de "prueba irrefutable". Luego, los que no se contentan con lo anteriormente mencionado hacen análisis en los suelos con el fin de encontrar presencia de químicos, cosa harto absurda si consideramos que los análisis deberían realizarse en las nubes para poder demostrar "algo".

Xavier Giménez Font, un profesor de química de la Universidad de Barcelona, ha dicho hace unos días que los "chemtrails" no existen. Explica que son estelas de condensación y fruto del vapor que despiden los aviones, los cuales se condensan rápidamente a causa de las bajas temperaturas. También manifestó que no es nada extraño que las estelas permanezcan visibles durante horas ni que se expandan solas, por lo que ya tenemos otro supuesto "argumento" que utilizaban como "evidencia" desmontado. Para terminar de poner la cereza sobre el pastel, apostilló que "si el origen de las estelas fueran fumigaciones con compuestos químicos tóxicos, no tendrían el aspecto de nubes y serían invisibles. Además, desde 10.000 metros de altura llegarían tan diluidas al suelo que anularían su efecto tóxico".

domingo, 7 de septiembre de 2014

La Torre de Pisa, un edificio icónico que parecía destinado al derrumbe.

«Lightmatter pisa». Creative Commons
 Attribution 1.0 vía Wikimedia Commons- 
La Torre de Pisa, construida en la región de la Toscana, siempre ha despertado curiosidad por su belleza arquitectónica y peculiar inclinación. Un edificio construido en la edad media con un diseño romántico toscano influenciado por la arquitectura bizantina. Se le considera el monumento representativo por excelencia de la arquitectura romántica italiana, honor que muchos de los que participaron en su construcción jamás hubieran imaginado por los constantes peligros de derrumbe que fue sufriendo desde sus inicios.

La primera planta comenzó a edificarse el 8 de agosto de 1173 durante un periodo de éxito militar y prosperidad. En un principio todo marchó según lo previsto y la base de la torre parecía estable, pero en el momento que erigieron la tercera planta (año 1178) ésta se inclinó 3 metros hacia el norte. La razón era evidente: unos cimientos débiles propiciados por un pésimo e imperfecto diseño por parte del arquitecto. La identidad de éste ha sido objeto de múltiples controversias, tanto que aún hoy en día se tienen serias dudas sobre quién es el autor.

Lo más curioso de todo es, quizá, que el hecho de que no se derrumbara fue más causa del azar que de la técnica. Una vez concluida la tercera planta y descubierto el desastre se vieron obligados a aplazar el proyecto durante todo un siglo debido a las guerras entre los pisanos y estados vecinos. Tan larga extensión de inactividad permitió al suelo "asentarse" y "fijar" la torre, gracias a lo cual pudieron meterle cuatro plantas más en 1272 sin miedo a que se desplomara. Obviamente, sin la guerra antes mencionada y su correspondiente aplazamiento la torre habría caído sin remedio por culpa de un suelo todavía inestable.

En 1372 se logró construir la última planta (el campanario) con un estilo gótico que combina perfectamente con el estilo romántico del resto de la torre. Desgraciadamente, a partir de entonces su inclinación se reanudó, esta vez hacia el sur. Tal situación se fue alargando hasta que en 1964 el gobierno italiano pidió ayuda porque la torre estaba a punto de ceder. Tras dos décadas de trabajo por parte de varios matemáticos, ingenieros e historiadores el monumento fue cerrado al público en enero de 1990 para reforzar sus cimientos, trabajo que les llevó hasta el 15 de diciembre de 2001.