sábado, 28 de junio de 2014

La ironía de Sócrates

Cuadro de 1787 que plasma la muerte de Sócrates
Nacido en la época más espléndida de la antigua Grecia, Sócrates fue un filósofo ateniense que destacó desde bien pequeño por sus agudos razonamientos y fina ironía. La gran capacidad de oratoria que poseía y el modo novedoso en que enfocaba sus monólogos o charlas dejaban admirados a unos y escandalizados a otros. En contra de lo que se solía hacer en aquellos tiempos, no exponía sus pensamientos con notoria claridad para el buen entendimiento de todos los presentes, sino que los camuflaba bajo una capa de falsa ignorancia que, de forma gradual, se iba convirtiendo en mordaz crítica. En resumidas cuentas, su método consistía en interrogar al público como si no supiera nada con el fin de desmontar sus argumentos con irónicos comentarios que pretendían ser ignorantes.

Al contrario que muchos artistas, poetas y filósofos de la época, Sócrates no se creía sabio en lo absoluto y siempre estaba buscando a alguien con más conocimientos que él. Solía ver aquellos que se autodenominaban sabios como gente que no sabía tanto como creía y cuya vanidad, hija de la ignorancia, era su talón de Aquiles. Después de todo, no hay nadie más inculto que aquel que cree saberlo todo, así que siempre empleaba esa filosofía de no creerse sabio para aprender más y no estancarse. Tal y como él dijo en multitud de ocasiones: "Solo sé que no sé nada".

Una de las razones por las que adquirió tanta notoriedad fue porque era un inconformista. Puede que no sea la forma más acertada de describirlo, pero su machacona insistencia por cuestionarlo todo (incluso la religión y tradiciones griegas) le granjeó numerosas antipatías y enemigos que lo veían como una espina en el costado. Sócrates optaba por una vida sin dioses que fluyera más libremente para descorchar mentalmente al ciudadano griego y tener más amplitud de miras. No era de los que acumulaban conocimientos sin ton ni son,  sino que prefería revisar los conocimientos que ya tenía para construir sobre ellos otros más sólidos.

Según se dice popularmente, uno no prueba que cree firmemente en sus ideas hasta que su vida peligra y se ve entre la espada y la pared. En el caso del conocido filósofo sus ideales contrareligiosos y liberales le costaron ir a juicio por "despreciar a los dioses y corromper a la juventud". Podría haberse escaqueado gracias a los numerosos amigos que poseía, pero en lugar de aprovecharse de ello hizo algo muy propio de él: ironizar. Exacto señoras/es, en lugar de bajar la cabeza y retractarse para salvar el pellejo soltó uno de sus típicos comentarios jocosos que le costaron definitivamente la vida: propuso pagar una pequeña multa dado el "escaso valor y amenaza" que supone un simple hombre dotado de una misión filosófica. Esto enfadó tanto al jurado que lo condenaron a muerte por aplastante mayoría.

Pese a todo, los amigos de Sócrates le planearon una huida para evitar beber la mortal copa con cicuta que le darían el día siguiente, pero él, como quien espanta a una mosca, denegó el ofrecimiento y aceptó la condena con pasmosa resolución. Tanto es así que, según cuenta la tradición, sus últimos comentarios antes de morir fueron sarcásticos. ¿Que qué fue que dijo?: <<Acuérdate de comprar un gallo para Asclepio>> . Asclepio, para quien no lo sepa, es el dios de la medicina y la curación que se veneraba en aquel tiempo en numerosos santuarios.

jueves, 26 de junio de 2014

Crítica literaria: El diario de Ana Frank


Sobre Ana Frank ya hablé en otro post donde desmontaba todos los mitos que han surgido entorno a su figura y sobre la autenticidad del diario. A estas alturas, quien diga que todo fue un montaje no hace más que demostrar su ignorancia sobre el tema, y ya ni decir de aquella gente que posee una mente curiosamente selectiva sobre lo que decide creer que es verdad y lo que no. Como podrá deducir el lector, digo esto último porque estoy seguro de que habrán individuos cuya lógica les dicte que un hecho tan confuso como el caso Roswell fue cosa de extraterrestres y que, sin embargo, no se crea que una niña de 13 años escribiera un diario durante la segunda guerra mundial. Exacto señores/as, la gente es así de incoherente.

Lo primero que se ha de tener en cuenta al empezar a leer el libro es que no se trata de una novela, es decir, que su función no es sumergirte en una historia llena de acción trepidante que te haga devorar las páginas, sino informar sobre las vivencias cotidianas de una niña que apenas estaba entrando en la adolescencia. A decir verdad, el diario en sí no tendría nada de especial si hubiera sido escrito en época de paz y prosperidad, pero se hizo en un período convulso por parte de una angustiada refugiada que temía por su vida y la de su familia en cada momento. Una niña llena sueños, grandes aspiraciones y cuya desbordante imaginación se veía frustrada y pisoteada al hallarse entre aquellas cuatro paredes que conformaban su refugio, cárcel y salvación al mismo tiempo.

Lo que más me llamó la atención sobre la personalidad de Ana Frank es esa mala relación que tenía con su madre. A su padre, en cambio, lo adoraba porque era el que siempre hacía de conciliador y más atención y cariño le prestaba. A lo largo del diario hace constantes alusiones sobre lo bueno que es su "Pim", pero al final, por la mitad del libro, también acaba enfadándose con él debido a los constantes roces que causa estar encerrado en el mismo sitio durante tanto tiempo. Es algo completamente normal, pero debo decir que siempre se relacionaba mejor con su padre que con su madre, cuyo trato  se mantuvo frío y distante hasta que los descubrieron.

Otra cosa que me resultó curiosa es que a lo largo de toda la historia se puede ver cómo evoluciona Ana Frank y, poco a poco, acaba madurando volviéndose por ello más discreta y crítica consigo misma. Al principio casi siempre culpaba a los demás sobre tal o cual situación o su modo de actuar, y fue así hasta que le escribió a su padre una dura carta diciéndole que ya era "mayor" y que "no le necesitaba más como padre" (sí, esto es verídico). En ese momento se percató, para su horror, lo injusta que había sido con los demás y aplacó su carácter unos cuantos grados. Supongo que ver llorar a Pim del disgusto le hizo recapacitar y plantearse las cosas desde otra perspectiva.

No sé si soy el único que lo piensa, pero me habría gustado conocer la versión de su hermana, que también llevaba un diario y que al parecer se perdió. Esto tiene su explicación en que Miep Gies, una mujer que los ayudó a ocultarse en la "casa de atrás", únicamente atinó a coger algunas pertenencias de Ana Frank tras pasar todo el barullo (entre las cuales se encontraba el famoso diario). Es una verdadera lástima, ya que su testimonio habría ayudado a quitarle esa parte de "parcialidad" que posee la historia al haber sido contada por una sola persona. El cambio de enfoque que daría de haberse recuperado sería, cuanto menos, curioso.

Como conclusión, decir que si decidís leer a Ana Frank no perderéis el tiempo. Conoceréis lo que fue la segunda guerra mundial a través de los ojos críticos de una niña que todo lo juzgaba. Una refugiada de creencias judías que por su condición vio cómo se la criminalizaba cual vil delincuente y se le denegaba hasta el mismo derecho de existir. Según expuso en más de una ocasión, quería ser periodista y publicar su diario para que las generaciones futuras comprendieran lo que sufrieron gentes como ella, y al menos una cosa sí la consiguió.   

lunes, 23 de junio de 2014

El independentismo, una cuestión para mentes ociosas.

Ejemplo de cómo podría quedar la península si tenemos en cuenta a todas las "independencias"

Personalmente, siempre he visto a los independentismos como algo absurdo y sin sentido. Si realmente hiciéramos caso a todo aquel que quiere que su comunidad autónoma sea independiente España se fragmentaría en decenas de países distintos. Incluso las Islas Canarias, cuyos ciudadanos viven básicamente del turismo y poco más, posee también su propio sector independentista. Algo que raya en lo absurdo si tenemos en cuenta que la mayoría de sus establecimientos están enfocados al turismo y apenas poseen industria propia.

Los independentismos responden básicamente a un sentimiento de identidad y de pertenencia a un lugar concreto con la creencia firme e inequívoca de que esa "porción de terreno"  (llámese Comunidad Valenciana, Galicia, Andalucía, etc.) es completamente distinta del resto. Por ello, creen que no deberían seguir formando parte de España y que tienen derecho a "decidir" arguyendo, para variar, la machacada falacia de que estamos en una democracia y tal cosa debería darse por sentado. No obstante, a parte de que la Constitución Española deja bien claro que la unidad de España no se discute, económicamente sería una catástrofe y nos hundiríamos todavía más en la mierda.

Al final, uno se da cuenta de que ese sentimiento de independencia acaba surgiendo en base al descontento de la población en épocas difíciles como la que estamos viviendo en la actualidad. Creen realmente que dejar de formar parte de este país solucionará algo cuando no es así, ya que la corrupción seguiría campando a sus anchas y el paro, ante la nueva situación de inestabilidad, aumentaría brutalmente. Y que conste que todas estas "predicciones económicas" no me las estoy inventando, sino que vienen de los tantos análisis que se han ido haciendo por parte de  varios expertos desde la radicalización existente en Cataluña con esta cuestión.

Hace poco, Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña, tuvo una entrevista con la CNN en la que se trató el tema de la independencia catalana. La periodista  le hizo varias preguntas sobre el polémico tema y una de ellas llamó en especial la atención por lo esclarecedora que resultó. La entrevistadora le dijo que si bien es cierto que la mayoría de los catalanes quieren un referéndum, también lo es que los partidarios de una Cataluña independiente son minoría. Ante esto, el señor Mas se vio obligado a admitir que era cierto, pero no sin antes recalcar (para no quedar mal supongo) que el resultado final no se sabrá hasta que se haya hecho el susodicho referéndum. Ahora bien, ¿qué quiero decir con esto?, pues creo que está bien claro: que la gente de a pie (y creo hablar por la mayoría) lo que quiere es trabajar, vivir su vida todo lo dignamente que pueda y que le dejen de historias e intereses políticos oportunistas.

viernes, 20 de junio de 2014

Un nuevo rey, otro día más

No tenía pensado hacer un post sobre esto, pero teniendo en cuenta la alienación mental que está reinando desde la proclamación de Felipe VI como nuevo monarca no puedo hacer menos que dejar constancia de mi opinión. Una opinión que, como escéptico y crítico por naturaleza, pretende ofrecer un poco de luz en ese maremágnum de desinformación que parece aumentar a niveles realmente preocupantes. De hecho, tal ha sido su efecto que de pronto la gente parece haberse olvidado del verdadero papel que tiene un monarca y de su real influencia sobre las cosas.

Sinceramente, me resulta indignante a la par que vergonzoso esa masiva publicidad favorable a la corona que se ha producido antes, durante y después de su proclamación. Que si con Felipe VI van a solucionarse las cosas, que es un rey más preparado y más "social" al tener como esposa a una antigua periodista, que si le apretará las "tuercas" a Rajoy para que no asfixie tanto a los ciudadanos, etcétera, etcétera. Según mi modo de ver no son más que tópicos y "argumentos" (muy entre comillas) repetidos hasta el cansancio que carecen de todo fundamento, y es triste observar cómo cierta gente aún se cree que un rey que reina pero que no gobierna puede hacer algo ante las diversas reformas que vienen de Bruselas ¿Nos hemos vuelto tontos de repente o qué?. 

Un rey cuya autonomía y poder se encuentran muy limitados y recortados pudiendo incluso el parlamento, si lo considerase necesario, obligarle a tomar una decisión en contra de su voluntad no tiene mucho a lo que agarrarse. Nunca interviene en las decisiones del gobierno y no lo hará en un futuro más próximo o lejano puesto que el deber de un rey no es gobernar, sino """""reinar""""", lo que se traduce básicamente en quedar relegado a un simple árbitro que nunca pitará falta alguna. Ante todo, hay que recordar que el rey es un jefe de estado que se encuentra bajo el control del poder legislativo y ejecutivo, así que creer que puede "arreglar" las cosas de repente no solo es fantasioso, sino estúpido. 

Para todo aquel que crea o pretenda tragarse sin antes masticar las mentiras constantes que sueltan por la televisión únicamente quiero decirles una cosa: revisad las competencias que tiene un rey en una monarquía parlamentaria y, lo que no es menos importante, cuál ha sido su auténtico papel en la sociedad desde que se fundaron esta clase de "democracias" con un monarca inviolable a la cabeza. Esa falsa sensación de seguridad que muchos creen tener en una monarquía parlamentaria no es más que un absurdo mito, una muletilla que se viene diciendo desde años ha para justificar algo injustificable (y que no me vengan con lo del 23F y bla bla bla, que en este tema no es oro todo lo que reluce).

miércoles, 18 de junio de 2014

Libros nuevos o de segunda mano, ¿qué es mejor?


Con toda la que está cayendo, y como el nivel económico de un estudiante no da mucho de sí, quien sea un lector habitual se encontrará continuamente con el mismo problema a la hora de comprarse un libro: el dinero. Sé que muchos estaréis pensando en los e-books y la increíble capacidad que tienen para almacenar cientos de libros a unos precios envidiables o literalmente gratis, pero considero al libro electrónico como un instrumento dudosamente económico por su poca durabilidad y los elevados precios que tiene en el mercado. Al final, a no ser que seas un lector empedernido que se lea un libro al día, te acaba saliendo más caro que comprar los libros en papel.

Personalmente, siempre he visto un exceso que ciertos libros alcancen precios de 30 euros cuando realmente no tienen nada especial. La mayoría de ellos poseen una encuadernación estándar bastante pobre y con una calidad de papel tan baja que a los dos o tres años las hojas ya están comenzando a tostarse. A veces incluso se me ha llegado a desprender la propia encuadernación mientras me encontraba inmerso en la lectura, cosa harto indignante teniendo en cuenta el dineral que me he tenido que gastar para adquirirlo. Como resultado inequívoco de mi experiencia con esos libros nuevos, por estrenar, pero extraordinariamente malos en cuanto a calidad se refiere, he terminado yendo a las librerías de segunda mano, que te cuestan a lo sumo 3,5 euros y muchos de ellos son del 2013 o incluso de este mismo año. 

Al contrario de lo que dicta la creencia popular, cuando uno entra en este tipo de librerías no se topa con libros ajados de los años 20 que se rompen con tan solo mirarlos, sino con libros relativamente nuevos que a veces incluso están por estrenar con el debido envoltorio de plástico aún intacto. De hecho, he llegado a comprar algunos de los años 40 o 50 encuadernados a la antigua y aún sin usar, y lo sé porque en ese tipo de encuadernación muchas de las hojas están unidas en los extremos (para poder leerlo hay que separarlas). La verdad es que desconozco el porqué, pero todos los que me comprado de este tipo tienen un color de papel casi tan blanco como la cal pese a contar con más de 60 años. Curioso, ¿verdad?

A decir verdad, este brutal contraste entre el precio y la calidad se da en todos los ámbitos, incluso en el vino, cuyos precios son a menudo engañosos. A veces, que una botella te cueste 3.000 euros y otra apenas 30 no quiere decir que la primera conlleve una elaboración más compleja y de muchísima más calidad, sino que forma parte de una marca de renombre y de muy buena reputación que puede permitirse esos precios. De hecho, suele darse el caso de que esa botella de 30 euros se haga en la empresa de al lado y que sea exactamente el mismo tipo de vino al tratarse de la misma uva, pero claro, la marca manda, ¿no? (ojo, que esto no me lo estoy inventando). Por esta razón, cuando veo a alguien comprarse un vino caro no puedo evitar pensar si sabe lo que tiene en las manos. Los precios son, como casi siempre, incoherentes hasta el extremo.

Como reflexión final, decir que si lo que se quiere es economizar los libros de segunda mano son la mejor opción. Es más, no solo te cuestan más baratos, sino que tienes más probabilidades de hacerte con algunos cuya esperanza de vida útil sea notablemente superior a la media actual. Antiguamente no se usaban tantos químicos para producir papel, por lo que resulta irónico que los libros de inicios de la imprenta, 1475, se conserven mejor que aquellos que apenas cuentan con 40 años. A decir verdad, muchos "libreros de viejo" ven en esto un verdadero problema, ya que para conservar las páginas como es debido se ven obligados a desmontar completamente los libros y quitarles ese ácido que corroe tanto el papel.

lunes, 16 de junio de 2014

El siniestro humor de Stalin


Sobre Stalin ya hablé en un post anterior, pero me dejé algo muy importante en el tintero sobre este personaje que vi conveniente exponerlo en otra ocasión para no volver la lectura tediosa. Se trata de su peculiar humor, una característica que muchos desconocen de este tipo y que no dejará indiferente a nadie. Lo más sorprendente de todo no es, quizá, que poseyera también la capacidad de reírse sobre algo sin tomárselo todo tan enserio, sino cómo empleaba ese concepto tan dispar llamado humor ¿A caso creíais que esta clase de dirigentes no sabían bromear y pasar un buen rato?.

A estas alturas no es ningún secreto que el líder soviético tenía cierta afición por hacer purgas. Llámenlo hobby o paranoia, pero sabedor del ciego terror que esto ocasionaba en sus "camaradas" no podía evitar que le surgiera esa vena sádica al "bromear" sobre el tema. A veces, que Stalin te dijera al encontrarte con él de pasada frases del tipo <<Hola camarada, veo que todavía no le han arrestado como lo ordené. Iré a ver la razón del retraso>> podía ser simple malicia o una inequívoca insinuación de que te tenía fichado y serías el siguiente. Huelga decir que la víctima de la "broma" pasaba las noches siguientes sin dormir por el temor a que realmente lo apresaran, ya que con Stalin nunca se sabía. Era como una verdadera ruleta rusa.

En otras ocasiones, cuando se reunía a cenar con los compañeros del régimen, soltaba como quien no quiere la cosa que ya estaba demasiado viejo y debía dimitir al tener los días contados. Aquel que le conociera y tuviera cierto apego por la vida se deshacía en alabanzas hacia su persona y le decía que no moriría nunca, pero los que caían en la trampa y le daban la razón eran apresados esa misma noche por "traición a la patria". Constantemente sometía a sus allegados a este tipo de pruebas mediante preguntas maliciosas que podían suponer tu perdición según qué respuesta dieras, y no me equivocaré al decir que en esas míticas cenas debía reinar en el ambiente una tensión brutal. Nuestro protagonista, sin embargo, parecía pasárselo bomba en aquella sufrida y pesada atmósfera.

Si nos vamos a las salidas repentinas de las que hacía alarde convirtiendo un motivo de irritación en aguda broma no podemos olvidar esa ocasión en la que, sin quererlo, el ministro Bolshakov manchó torpemente su blanco e impoluto traje con tinta. En aquel mismo momento se le debió mudar el semblante, pero su angustia tuvo que ser mayúscula cuando Stalin, mirando fijamente a todos los presentes y sin decir palabra, se fue de la estancia con aparente indignación. Segundos más tarde, se presentaron varios soldados armados que les rodearon en actitud amenazante para, tras una espera que se les hizo eterna, aparecer el "pequeño padre de los pueblos" con una sonrisa radiante y un traje nuevo.

Famosa fue también aquella ocasión en la que De Gaulle visitó la URSS. El líder soviético le comenzó a presentar a varios de sus colaboradores con agudas bromas que no sabían cómo tomarse los interpelados. De Gaulle empezó a sentirse ciertamente incómodo al escuchar joyas del tipo <<Éste es mi ministro de transportes -luego, le dice a escondidas-. Él sabe que si los trenes no llegan a tiempo será fusilado inmediatamente>>. Salidas tétricas de esta clase las oyó hasta cansarse, y supongo que debía ser todo un show observar las caras de poker de sus camaradas al oír esas supuestas amenazas cubiertas bajo un dudoso manto de dicharachero humor. De hecho, De Gaulle diría más tarde que Stalin tenía un cierto encanto siniestro.

Yéndonos a la temática del cine, en 1992 hicieron una película sobre la vida Stalin que creo que plasma muy bien cómo era en realidad este atípico personaje. En una de las escenas en las que aparece Nikolái Bujarin con su esposa, cuando se encuentra ya entre la espada y la pared y sabe que lo van a apresar en cuestión de horas o días, recibe en su casa a un par de soldados armados hasta los dientes que le dan una orden de desahucio. Bujarin, completamente atónito ante lo que está pasando no sabe qué hacer, pero entonces llama a Stalin y éste, saboreando la broma con siniestro placer, termina increpando a los soldados diciendo que se larguen. La verdad es que desconozco si esta situación se dio de verdad o no, pero tratándose de una película histórica que sigue fielmente cada uno de los pasos y acciones que llevó a cabo me puedo llegar a creer que ocurriera de esta forma. 

viernes, 13 de junio de 2014

Crítica literaria: El Retrato de Dorian Gray


Cuando compré este libro en un puesto de segunda mano no esperaba que su historia me atrapase. Me llamó la atención porque vi la película que estrenaron en el año 2009 y no estuvo mal (ahora vendrán los críticos de cine a ponerme verde). De hecho, tenía tan buena argumentación que consideré de cajón que se basara en alguna clase de novela de años ha. Para mi sorpresa, no me equivoqué.


Su autor es el poeta y dramaturgo irlandés Oscar Wilde, el cual tuvo bastante renombre en el Londres victoriano-tardío por su agudeza, las obras de teatro que solía escribir y su temprana muerte. Hasta la fecha era uno de esos autores de los que solo conocía el nombre por haberlo oído una infinidad veces, así que me alegró que el autor de la obra fuera él. Por fin tenía la oportunidad de leer algo suyo. 

Desde el comienzo del libro ya empieza a destacar un personaje por su enconado pragmatismo y ácidas frases. Se trata de Henry Wotton, un individuo que proporcionará a la novela un encanto particular. La peculiar filosofía de vida que guarda Henry no solo encandila a Dorian Gray desde el principio, sino que cautiva al lector y hace que se pregunte qué jocoso comentario soltará en las próximas páginas. Para mí, es uno de los personajes mejor construidos que he visto.

Henry Wotton se terminará convirtiendo en el mentor de Dorian Gray. Este joven cínico, que heredó la fortuna familiar y dedica su vida al placer, decide hacer 'suyo' a Gray adoctrinándolo a su manera. Nuestro protagonista, totalmente ignorante sobre la vida y todo lo que esta conlleva, ve abrirse un mundo desconocido ante sus ojos que le fascina y aterroriza a partes iguales. El placer, la lujuria, el egocentrismo y la total apatía por las tragedias ajenas que le inculca Wotton comienza a destruir su conciencia hasta eliminarla por completo, y es a partir de aquí donde comienza lo interesante. 

Al final, Dorian se ve atrapado en su propia ruindad y empieza a tomar conciencia de las barbaridades que ha estado haciendo durante toda su vida. La razón por la que un monstruo sin conciencia logra 'reformarse' la dejo en el aire para que el lector lo descubra por sí mismo.

A continuación, os dejo algunas 'perlas' dichas por Lord Henry:

- "Es mejor arrepentirse de lo que uno ha hecho que arrepentirse de algo que por cobardía jamás logró hacer."

- "La única manera que tiene una mujer de reformar a un hombre es aborreciéndole tanto que él pierda todo posible interés por la vida."


- "Las mujeres, como ha dicho un francés ingenioso, nos inspiran el deseo de ejecutar obras maestras y nos impiden llevarlas a cabo."


- "La única manera de sentirse más joven es volver a cometer todos los errores que se hizo en el pasado."


- "Conciencia y cobardía son lo mismo realmente, Basil. La conciencia es el nombre comercial de la empresa. Eso es todo."


- "Cuando una mujer se vuelve a casar es porque detesta a su primer marido. Cuando un hombre se vuelve a casar es porque adoraba a su primera esposa. Las mujeres prueban su suerte, los hombres arriesgan la suya."


- "Me gustan más las personas que los principios, y lo que más me gusta en este mundo son las personas sin principios."


- "La única diferencia entre un capricho y un placer de por vida es que el capricho dura algo más."

- "Un cigarrillo es el modelo perfecto del placer. Es exquisito y le deja a uno insatisfecho. ¿Qué más se puede desear?"

miércoles, 11 de junio de 2014

EL PSOE REPUBLICANO-MONÁRQUICO.

En el congreso se decidía hoy algo histórico a la vez que amañado: la aprobación de la Ley de abdicación del Rey Juan Carlos I. Como era de esperar, tanto el PP como el PSOE se han puesto de acuerdo para votar a favor mientras que los otros partidos minoritarios de escasa o nula representación se han abstenido o han votado en contra. Al final, un 85% ha decido perpetuar el viejo y descompuesto sistema de elegir en base a la sangre y no por la decisión del pueblo. Un pueblo que va a tener que tragarse sin remedio a otro rey que no ha sido legitimado por el mismo.

He de decir que cuando salió Rubalcaba diciendo que tiene preferencias republicanas pero que vota <<sí>>  a la abdicación del rey se me arquearon las cejas de un modo sin igual. El actual secretario general declaró, como excusándose, que hay que cambiar la constitución ejecutando todas las reformas posibles y que sus "inclinaciones" son perfectamente compatibles con la monarquía. Luego, para terminar de poner la cereza sobre el pastel, añadió que no se debía desperdiciar la oportunidad de "abrir" un nuevo tiempo, razón por la cual les avanzaba ya desde buen comienzo su inquebrantable lealtad a la Corona. Lo que yo pienso de todo esto es que si eres republicano no votas a favor de la monarquía, y eso es de una lógica aplastante. Aquí no hay matices de grises ni nada por el estilo, o eres republicano o monárquico, no hay vuelta de hoja.

Para resumir lo anteriormente dicho de un modo más claro, el discurso del señor Rubalcaba me pareció propio de un partido que ha perdido el norte desde hace tiempo. Un partido que continuamente está pactando con el gobierno actual para aprobar diversas leyes como la reforma del artículo 135 de la constitución donde se anteponía la deuda al bienestar ciudadano. Otro ejemplo más es lo que ha ocurrido ahora con esa piña que han hecho con el PP para perpetuar la monarquía en el tiempo, y créanme cuando les digo que no será la última vez que se traicionen a sí mismos como resultado de los intereses que reinen en el momento. Al final, si se analizan todas las decisiones que han ido tomando desde que se inició la crisis se termina formando un puzzle de imposible resolución, lo que deja en evidencia que ese "socialismo" del que tanto se enorgullecen es de cartón.

En resumidas cuentas, la impresión con la que me quedo es que su ideología es comparable a una veleta que gira en la dirección del viento: según lo que les convenga dirán una cosa u otra. De hecho, nunca he considerado que el PSOE sea un verdadero partido de izquierdas, sino uno tan de derechas como lo es el PP, el cual no tiene complejos a la hora de ejercer esa política represora que se olvida de las necesidades de la gente. Todo son palabras hermosas, valientes y excepcionalmente críticas cuando se es la oposición, pero a la hora de la verdad se cambian de chaqueta y empiezan a formar parte de esa política que tanto demonizaban cuando gobernaba el otro. Como veis, todo esto termina formando un absurdo círculo vicioso del cual difícilmente podremos salir si seguimos participando en un sistema que se halla amañado desde el principio.

viernes, 6 de junio de 2014

El asteroide que no chocará contra la tierra


El pasado 23 de abril los astrónomos descubrieron un enorme asteroide de 325 metros de diámetro que amenazaba con chocar contra la tierra. Quedaron en un principio desconcertados por haberlo encontrado tan sorprendentemente tarde, pero el lector puede estar tranquilo porque la fecha de "choque", que es este domingo 8 de junio, no será tal debido a que pasará a una distancia equivalente a tres veces la que existe entre la tierra y la luna. Muy cerca, a decir verdad, aunque no mortal.

La velocidad de nuestro protagonista cuando pase al lado de la tierra será de unos 14 kilómetros por hora aproximadamente, es decir, 17 veces más rápido que el tiro de un rifle. A partir de aquí ha habido un maremágnum de diarios digitales que se han nutrido de la noticia bautizando al asteroide con variopintos nombres del tipo "la bestia" o "mamut asteroide". Del contenido alarmista y sensacionalista de los mismos ya ni me pongo a opinar, pero yo prefiero llamarlo por su nombre oficial, que aunque más abstracto no podemos negar que es menos cutre: 2014 HQ124.  

martes, 3 de junio de 2014

Los científicos y la vida extraterrestre

Imagen de la NASA. Representación artística del Sistema Solar
Los científicos y los astrónomos tienen cada vez más claro que la existencia de vida fuera de la tierra es más un hecho que una peregrina teoría. El descubrimiento de nuevos exoplanetas con características parecidas a las de la tierra, satélites como Europa que están congelados por fuera pero que guardan vastos océanos por dentro y, lo que nos toca más de cerca, el reciente descubrimiento de que Marte tiene grandes cantidades de agua subterránea y que posee todos los elementos necesarios para la vida son solo algunos ejemplos que dan a entender que no estamos solos. Además, por si fuera poco, también se sabe que Marte albergó hace miles de años mares por doquier, lo que abre a su vez un sinfín de preguntas sobre la posible vida que pudo existir cuando este planeta pasó por sus mejores días. Todo un enigma.

Imagen de la NASA. La historia del agua de Marte.
Hace relativamente poco se ha descubierto un planeta rocoso fuera de nuestro Sistema Solar (a unos 560 años luz) que dobla en tamaño a la tierra y pesa 17 veces más. En un principio os estaréis preguntando qué relevancia puede tener eso, ya que el universo debe estar preñado de planetas de todas las formas y tamaños, ¿no? Sin embargo, los científicos no creían que fuera posible que existiera un planeta rocoso de tales dimensiones debido a la "teoría" que tienen ellos sobre su formación. Para resumirlo todo de un modo más tragable tanto para mí como para el lector, se piensa comúnmente que cuando un planeta posee un tiempo de incubación más largo tienden a acumular grandes cantidades de gas, lo que haría imposible (o al menos improbable) que los planetas rocosos alcanzaran cierto tamaño. Hasta ahora, el planeta rocoso más grande del que se tenía constancia era la propia tierra, y es por eso por lo que se creía que otro más grande era imposible.

Los constantes descubrimientos, el tener que redefinir una y otra vez viejas o nuevas teorías y, lo que muchos no quieren admitir, el percatarnos de que la idea general que tenemos sobre cómo funciona todo es demasiado vaga nos enseña que no hemos empezado siquiera a arañar la superficie. Quizá nos extingamos antes de conocer un mísero 5 o 10 por ciento de lo que realmente hay allá afuera, y al dar ese porcentaje probablemente me estaré pasando si tenemos en cuenta que el universo está en constante expansión. Todo ello ha llevado a los científicos ha formarse una teoría particular sobre qué podemos encontrarnos fuera de nuestro Sistema Solar, es decir, si existe vida inteligente o, por el contrario, de haberla se halla únicamente en su forma más primaria. Podemos diferenciar, pues, entre dos conceptos: el principio de mediocridad y la hipótesis de tierra especial.

Los grises. Dentro de la ufología
es el extraterrestre más famoso.
El principio de mediocridad se refiere a que la tierra no es un caso especial y que representa la prueba de que la vida inteligente en otros lugares es más que probable. Se trataría, en definitiva, de admitir que no somos esos seres especiales y únicos que siempre hemos pretendido ser y que, al igual que nosotros, hay otros seres en otras galaxias y lugares remotos del universo con niveles de desarrollo de lo más variados. En la actualidad, es el punto de vista que más impera entre los científicos tras los reveladores descubrimientos que se están dando últimamente. Aún así, sigue habiendo cierto resquemor por admitir abiertamente este tipo de cosas, pero creo que no me equivocaré al decir que la inmensa mayoría de ellos creen en el principio de mediocridad. Al fin y al cabo, es una postura de lo más lógica y que deja de lado esa petulante arrogancia de creerse la creación más "compleja"de todo el universo.

Por otro lado, la hipótesis de tierra especial es todo lo contrario a la anteriormente descrita. Los pocos científicos que siguen empecinados en apoyar esta hipótesis no creen posible que se haya podido desarrollar vida en otras partes del universo. Según ellos, las condiciones que se han de dar para que la vida aflore en un planeta son tan únicas y concretas que no creen que se hayan producido por pura estadística. Cuestiones tales como que el sol es del tamaño justo para que no queme, que la tierra se encuentra a la distancia precisa y que su atmósfera posee los componentes ideales y únicos para que se dé tal cosa son varios ejemplos. También es muy comentado el importante papel que ha tenido la luna, ya que su efecto gravitatorio fue crucial para que la vida se haya desarrollado tal y como ahora la conocemos. En cualquier caso, niegan la existencia de extraterrestres y pondrán todos los argumentos posibles para ello.

A pesar de todo, también hay científicos con una mente algo más abierta que no cierran las puertas a que la vida, ese concepto tan sencillo y complicado a la vez, se dé bajo circunstancias no conocidas por el ser humano. Partiendo de esta premisa es plausible creer que las condiciones precisas para que aparezca no tengan que ser únicamente las que se dieron en la tierra. Puede que exista otro tipo de vida no basada en el carbono o que sean otros componentes químicos que todavía desconocemos los que, en su conjunto, la hagan posible. Ante todo, hay que recordar que la visión que hemos adquirido con el paso de los siglos sobre todo lo que nos rodea viene desde nuestra propia perspectiva: la humana. Nuestra forma de pensar y racionalizar las cosas puede no tener nada que ver con esos seres que se encuentran allá afuera. Nuestro pequeño mundo, al fin y al cabo, puede no ser más que una insignificante mota de polvo en medio de un hervidero de vida.

lunes, 2 de junio de 2014

La abdicación del Rey

Esta mañana, al igual que muchos, me he levantado con la noticia de la abdicación del Rey Juan Carlos. Mi primera reacción al enterarme fue de sorpresa. Uno no ve abdicar a un rey todos los días, y partiendo de esta premisa se trata de un acontecimiento importante tanto a nivel nacional como internacional. Los libros de historia saldrán finalmente de su letargo y ya tendrán un nuevo dato relevante que añadir a sus viejas páginas. Los oxidados engranajes de la monarquía volverán a ejercer su función primaria y girarán en pos de un nuevo jefe de estado sin tener en cuenta al pueblo. Ahora bien, ¿realmente nos afecta en nuestro quehacer diario?.

Si hay algo que siempre he dicho es que las monarquías deberían ser del pasado por el solo hecho de pertenecer a una obvia naturaleza autocrática. Así nacieron y de ese modo gobernaron en el mundo tanto en la lejana edad media como a principios del siglo XX en varios países como Rusia y Alemania. Estos dos últimos datos los considero de lo más relevantes porque dejan claro que las monarquías absolutistas no desaparecieron hace tanto tiempo (en varios países africanos siguen existiendo). La nueva forma de gobierno que comenzó a reinar entonces, la parlamentaria, fue un modo chapucero de seguir manteniendo a la monarquía en el poder aunque su función fuera más simbólica que práctica. A mi modo de ver, estamos asistiendo ante una desintegración, lenta pero constante, de esas antiguas formas de poder que llevamos arrastrando desde hace cientos de años. En una sociedad como la que tenemos ahora el mundo no necesita reyes para llevar adelante a un país, y eso es un hecho innegable que no podemos obviar. ¿A caso Francia se fue a pique cuando se convirtió en una República?, ¿a caso Alemania, después de sufrir a guillermo II como rey y a Hitler como dictador, no pudo recuperarse más tarde como una nueva  y naciente república?

Cuando oigo a varios tertulianos españoles hablando sobre lo necesaria que es la monarquía en nuestro país y lo tanto que se ha sacrificado para llevarlo adelante no puedo evitar arquear las cejas con ironía. ¿Necesaria? ¿Están diciendo que España se desintegraría si de repente se proclamara la III República? Yo creo que no. Lo que seguramente ocurriría es que todo seguiría exactamente igual que antes, es decir, el ciudadano de a pie iría a su trabajo como siempre (quien lo tuviera), los niños no dejarían de ir al colegio y los ancianos se levantarían todas las mañanas como es su costumbre  para ir al parque a dar su paseo matutino. El gobierno continuaría con sus polémicas decisiones y recortes, asombrándonos con sus múltiples casos de corrupción y agachando la cabeza ante los mandatos de Bruselas. Nada cambiaría... bueno sí, nos ahorraríamos los gastos que supone mantener a la monarquía, pero nada más.

Si me preguntaran porqué soy republicano les respondería  que sencillamente porque España puede seguir funcionando como país sin una monarquía. No voy a meterme en los tantos escándalos que la ha salpicado durante estos últimos años, y no lo haré porque no lo necesito como argumento para justificar mi opinión (porque ante todo es mi opinión) de que este país debería ser una república y no una monarquía parlamentaria. Siempre he considerado como una flagrante contradicción que una monarquía sea democrática, ya que si se jacta de ser democrática... ¿no deberíamos los españoles decidir si queremos a su sucesor o, por el contrario, la proclamación de la III república? 

¿Qué opináis?

domingo, 1 de junio de 2014

El "Free Runner" y sus consecuencias

Como empieza a ser costumbre ya en varios países del mundo, una nueva tendencia que causa furor está posicionándose como la "moda" más atrayente del momento. A un joven británico de 23 años se le ocurrió la genial idea de colgarse de una enorme grúa de 150 metros de altura mientras lo grababa todo para inmortalizar el momento. Sin embargo, lo que él quería era colgarse de una sola mano, así que se estuvo preparando durante muchos años para poder soportar el peso de su propio cuerpo durante al menos un minuto. Finalmente, y tras una larga media hora subiendo por la estructura, consiguió su objetivo sin muchos problemas y su vídeo, como el de tantos otros, si no se ha hecho ya viral poco le faltará para conseguirlo. Aún así, lo que yo quiero plasmar en este post no es la hazaña en sí, sino las consecuencias que pueden derivarse de la misma.

Este tipo de "deporte" se suele conocer como "Free Runner", una modalidad que consiste básicamente en hacer una locura tras otra sin pararse a pensar en las consecuencias. Saltar de un edificio a otro o escalar grandes estructuras sin ninguna protección son algunos de los tantos ejemplos que existen y que se pueden ver por la red, pero lo que me parece realmente peligroso no es tanto el peligro de muerte, que sin duda lo hay, sino que no se conciencia a la gente de que puede quedar parapléjica, con problemas cerebrales o algo peor. Personalmente, considero esto último como más grave porque ya no solo te arrastras a ti mismo en tu propia desgracia, sino al resto de la familia que te tendrá que aguantar hasta que exhales el último suspiro. Sí, la familia, esa gente que se preocupa realmente por ti y que te da tanto la brasa cuando haces alguna que otra idiotez, no esos amigotes de turno que te dan golpecitos en la espalda admirando tu "valor".

Lo que también hay que tener en cuenta es que los vídeos que circulan por la red sobre este "deporte" son los de la gente que ha salido medianamente ilesa de su "hazaña", pero...¿y los vídeos de aquellos que se quedaron en el camino?, ¿qué ha sido de ellos? Lógicamente, las filmaciones de los que fracasaron jamás llegarán a verse porque su cámara, esa que se ponen en la cabeza, quedó hecha añicos contra el pavimento. Probablemente, puede que circule alguno que otro por la red hecho por cualquier curioso que no dudó en lucrarse con la filmación. De ser ese el caso, el deportista accidentado habrá pasado de ser objeto de admiración a un mero producto que causará cierto morbo en la gente enferma. Curioso contraste, ¿verdad?

También existe otro vídeo que vi hace tiempo y cuyo final también fue algo..."trágico" por así decirlo. Debo especificar antes que el término Free Runner fue acuñado durante la filmación de Jump London como una manera de presentar al Parkour en el mundo de habla inglesa. Digo esto para que no se me tache después de ignorante y se diga que mezclo modalidades. Las dos cosas son lo mismo, aunque también es cierto que hay gente que cree el Free Runner deriva del Parkour. En fin, volviendo al vídeo al que hacía refencia pude apreciar  que al principio todo parecía muy chulo. Un joven sueco saltando de un edificio a otro con una destreza envidiable que ya quisiéramos muchos tener. No obstante, al intentar saltar de un tejado a otro se dio tal golpe que cayó inconsciente al suelo desde una altura que muy bien podría haber sido mortal. Afortunadamente, la suerte le sonrío en aquella ocasión y sobrevivió (los vídeos de las personas que se matan son algo difíciles de encontrar, tal y como he apuntado antes), pero.. ¿a qué precio?

Lo que quiero hacer ver con todo esto es que a la próxima que veáis tales vídeos no os quedéis con la admirable locura del sujeto en cuestión. Ni siquiera es necesario que penséis qué opinará la familia del "protagonista" si se enterara de lo que hace o, hilando más fino, en la corta vida que se le augura si sigue empecinado en querer tentar a la muerte de esa forma. Lo que realmente vale la pena pensar es en las decenas de jóvenes que se habrán matado al intentar hacer lo mismo con el fin de obtener... ¿qué?.